DESAYUNOS CON MARI 2. MEJORAR RELACIONES PERSONALES. CARLOS BARDÓN

Todos somos almas en diferentes momentos evolutivos. La finalidad de estar aquí, en la tierra, es la misma para todos. Aprender a vivir en Armonía con todos los seres. Cuando no se va por este Camino, se sufre. Cuando no se aprende, se sigue sufriendo.

Todos estamos en un momento distinto de la Carrera, del Camino, del Sendero, del aprendizaje. Y cada cual está en diferente curso, e incluso, dentro del mismo curso, aprendiendo una cosa distinta, diferente asignatura y en distinto nivel, que, aveces, ni sospechamos.

NO sabemos el curso, nivel ni asignatura que estamos aprendiendo  y queremos que los demás sigan lo que nosotros deseamos para ellos. !Qué atrevimiento! Aunque sea bien intencionado. Pero con buena intención y sin conocimiento correcto, se cometen muchos errores. Todos lo sabemos. Por eso suspendemos, por eso sufrimos, por eso lloramos.

Cada cual tiene su propio karma anterior, malo y bueno, claro, y ritmo de crecimiento. Y no podemos hacer nada por nadie, repito, por nadie que no quiera mejorar.

Además si quieres sacar a alguien de un lodazal, tienes que tener los pies bien asentados en el suelo firme. No puedes resbalar. Si te metes en el lodazal los dos se hundirán. Y desde esa firmeza compasiva y serena puedes tirarle una cuerda pero ella tiene que cogerla, si no quiere…….

NO puedes tirar de una planta o abrir una flor por disfrutar antes de su belleza y fragancia, sería su muerte, por tu egoísmo e impaciencia, claro.

Todo tiene su ritmo adecuado. Fuera de ese ritmo no es él.

Tenemos que aprender a Ver, sin que nuestros ojos se llenen de lágrimas. Éstas, todos sabemos por experiencia que nublan la visión.

«Antes que los ojos puedan ver, tienen que ser incapaces de llorar». De Luz en el Sendero. Mabel Collins. Añado, que todos sabemos que, cuando se llora, las lágrimas impiden la visión correcta.

El amor no es sentimental, ni emocional. Es mental y dentro de la mente es mental superior pues en realidad el alma no piensa.

El alma no tiene hormonas, adrenalina ni bilirrubina, ni lágrimas, porque no es física. No piensa, porque no forma imágenes mentales, intuye. Y por lo tanto «Siente» y actúa de forma distinta a la personalidad que sí tiene hormonas, sí se emociona, sí llora sí sufre y a pesar de todo no arregla nada.

De hecho, el alma no actúa, manda actuar a la personalidad. O así debiera de ser. Otro «gallo nos cantaría».

La paz está en el alma, o en la personalidad.

Que viváis en Paz.

No comments yet.

Deja un comentario

Share This